Así vivimos la celebración de los 20 años de Vive Latino

Así vivimos la celebración de los 20 años de Vive Latino

19 marzo, 2019 Desactivado Por Dani Navarrete

Se cumplen 20 años de Vive Latino, el festival más popular y emblemático de música iberoamericana y qué mejor forma de celebrar que con más música. Artistas consagrados, nuevos talentos y muchas sorpresas nos esperaron durante el día en el Foro Sol de la CDMX.



Día 1 / Sábado

La gente comenzó a llegar desde temprano, había un ambiente de festividad en el aire y algo de tranquilidad, se vio venir gente de todo tipo, chicos y grandes. Hizo algo de calor, pero con nubes en el cielo, clima que se fue transformando en algo más fresco para la noche. 

La primer banda que vimos fue Nana Pancha, que nos erizó la piel por la intensidad que transmitió a su público. La gente no dejaba de saltar, hacer slam y corear todas sus canciones. Fue un gran arranque para las energías del festival.

Jumbo se dio cita en el escenario principal del recinto y se acompañó de muchísimos fans que gritaban desde el fondo de sus entrañas cada palabra que Alejandro Clemente cantaba. Tuvieron como invitado especial a Álvaro Henríquez de Los Tres a quien la gente recibió con mucho cariño. Fue un show bastante emotivo.

Me fui a bailar un rato con Sonido Gallo Negro que sonó muy bien y nos deleitó con un set lleno de cumbia y sabor. Pudimos escuchar “La cumbia del Borras” que es parte de las canciones inspiradas en la película “Roma” de Alfonso Cuarón, así como ver al Dr. Alderete en acción mientras creaba visuales en vivo. El Grupo Kual? fueron invitados a su set y no pudo haber mejor combinación, la gente no paraba de bailar, ya sea solos o en pareja.

Tenía muchas ganas de ver a LP, ya que era una de las pocas artistas mujeres incluidas en el line up, así que me fui corriendo a apartar lugar. Me llevé la sorpresa de que la carpa donde se presentaría estaba a reventar, así que solo pude quedarme en una orilla. En cuanto Laura salió al escenario, la gente se volvió loca, muchos lloraban y otros alzaban los brazos o se acercaban como queriendo tocarla. Desde la primer nota que salió de sus músicos, todos comenzaron a corear. LP es increíble, como cantante y como frontwoman, tiene una fuerza grandísima que contagia a todo el que la ve. Se notaba muy emocionada de ver a la cantidad de personas que la siguen y cómo todos estaban igual de conmovidos por escuchar sus canciones y sus clásicos chiflidos. Sin duda fue lo mejor del día de hoy, realmente me emocionó su show y todo a su alrededor.

Por primera vez pude ver a Hello Seahorse y qué bonito fue. Denise Gutiérrez tiene una voz hermosa y realmente muy sensual, su energía en el escenario contagia al que la ve. Todos los músicos tocan increíble y la gente estaba muy emocionada por poder corear sus canciones favoritas. Lo que no me gustó mucho fueron las luces, sentía que me dejaban un poco ciega, fuera de eso, el show fue buenísimo y la gente lo disfrutó muchísimo. Una prueba más de que la música hecha por mujeres tiene algo que llega a fibras distintas de nuestra percepción.



Muchos queríamos ver a Caifanes, ya que tenía mucho tiempo que no tocaban y vienen con nueva música. Pudimos escuchar sus éxitos clásicos así como canciones recién salidas del horno, obviamente la gente se inclina más por la nostalgia pero tienen muchos fans que los siguen apoyando en su novedad. Con respecto al audio, creo que se pudo escuchar mejor, a veces la voz de Saúl no resaltaba lo que necesitaba y los instrumentos no destacaban suficiente. Mucha gente se dio cita para escucharlos, yo me imaginaba que iba a estar más lleno pero no se abarrotó.

Una de las bandas más esperadas por su público fue Foals, quienes desde Inglaterra nos trajeron su energía y entrega para contagiarla a todo el que se acercara a escuchar. Desde la primera nota que pudimos escuchar se notaba que sería un gran show ya que la ejecución de cada instrumento fue impecable, se escuchaba casi tan perfecto como en sus grabaciones de estudio. El frontman, Yannis Philippakis, tenía una fuerza y presencia increíbles, la gente se amontonaba para intentar tocarlo, ya que varias veces se acercó al público y en una hizo crowd surfing. Todos los músicos tocaban excelente y la manera en que matizaban los momentos en sus canciones fue algo que pocas veces se ve en una banda, aplausos para su ingeniero de sonido también, ya que los efectos y modulaciones todo el tiempo eran correctas. Nadie quería que el show terminara, nos dejaron bien prendidos y con la energía al full.

Seguimos el día con Ska-P, quienes regresaron a Vive Latino tras 10 años de ausencia y estrenando nuevo disco. Deleitaron a su público de más de 50 mil personas con éxitos de toda su carrera como con canciones recientes que hicieron a todos mover sus cuerpos al ritmo del ska, hacer slam y corear canciones como “El vals del obrero”, “Cannabis”, “Mis colegas” y “Jaque al rey”. Toda la gente estaba muy entregada, cantaban desde el fondo de sus entrañas, dejaron el alma para su banda favorita.

El día terminó con Intocable una banda emblemática del norteño que, tras su inclusión en el cartel del festival, creó dudas en muchos. Al final, el público de más de 25 mil personas los recibió coreando cada una de sus canciones como “¿Y todo para qué?”, “Fuerte no soy” y “Tu amor maldito”. Realmente todos nos sabíamos al menos una canción y nos sentimos parte de una colectividad que conectó por una banda que no era de rock, pero que aún así dejó notar que Vive Latino se trata sobre todo de unir por medio de la música, sea cual sea.

Día 2 / Domingo

Llegamos temprano al segundo día del festival Vive Latino en el Foro Sol junto con un gran cúmulo de gente que se dio cita desde temprano para comenzar a disfrutar de la celebración de 20 años. Se sentía un ambiente de expectativa y unión entre los asistentes.

Primero vimos a la Orquesta Damaso Pérez Prado que tal vez no era uno de los actos que la gente esperaba con ansias pero sorprendió a muchos. A mí realmente me emocionó ya que el sonido de una orquesta en vivo es algo que no todos los días se puede escuchar, los músicos eran impecables y enormemente profesionales. Hubieron bailarines con vestuarios geniales y muchos invitados, entre ellos Santi de Little Jesus, Susie Quatro, la maestra hermosa y talentosísima Regina Orozco, Don Casimiro de Mi Banda el Mexicano y Rubén Albarrán de Café Tacvba, quienes alzaron muchísimo el show. Mucha gente se acercó al escenario principal del recinto para escuchar las ya conocidas canciones del maestro Pérez Prado que llamaban a la nostalgia y contagiaban las ganas de bailar.

Continuamos en la Carpa Intolerante donde se presentó Mabiland, la chica sensación de Colombia que ha logrado gran éxito en su país siendo una artista independiente que ha conquistado el oído de muchas personas. Fue uno de los shows que más me emocionó. Cada palabra que salía de su boca era algo que llegaba al punto más vulnerable de los que la estábamos escuchando; transmitió valentía, energía, empoderamiento y humildad. Su voz cantada no es algo que me haya gustado mucho, pero la fuerza con la que declama es de otro planeta, los músicos que la acompañaban lo hicieron muy bien, se veían bastante conectados y se emocionaban igual que ella al ver el recibimiento del público. 

El escenario principal se abarrotó de gente pues se presentaba El Gran Silencio una de las bandas más emblemáticas del festival. El público no paraba de corear y bailar al ritmo de éxitos como “Chúntaro Style”, incluso gente que sólo iba caminando por fuera del foro se contagiaba de la energía de la banda.

Qué buena forma de celebrar una época que en un Vive Latino, esta vez Rastrillos también celebró sus 30 años con un set que dejó a su público emocionado. Contaron con la participación especial de muchos invitados, entre ellos la maestra del canto Iraida Noriega y Poncho Figueroa de Santa Sabina, que alzaron muchísimo el show.

Muchas personas se dieron cita en el escenario Escena Indio para escuchar a Bengala, quienes volvieron a los reflectores después de cuatro años de ausencia. El vocalista, Diego Suárez, se notó al tope de energía todo el tiempo, tratando de contagiar y animar a todo el público que los acompañaba, además agradeció el apoyo de sus fans diciendo “llevamos años en esto y seguimos tocando la misma música, así seguirá siendo hasta el fin”. Tocaron canciones nuevas y muchos éxitos que la gente recibió entre gritos y saltos. Tuvieron algunas fallas técnicas resultaron en feedback pero fuera de eso, su ejecución fue muy buena.

Una de las leyendas del rock en español nos acompañó en el Escenario Telcel, Miguel Mateos que acompañado de una gran banda nos puso a cantar sus mejores éxitos de antaño. En un momento de su show dijo que estaba en el festival para combatir el reggeaton porque odiaba el género y sus letras misóginas, que quería al rock dominando de nuevo; no fue un comentario muy atinado para los tiempos en los que estamos, la música debería ser sinónimo de unión pero bueno, es un señor que está consagrado y que ama la música que hizo, se respeta su idea y su visión de las cosas, siempre es mejor el respeto y la comprensión, el mundo sigue girando, tal vez el reggeaton es el nuevo rock y él no lo entiende. En fin, muchos nos emocionamos al escuchar “Cuando seas grande” y poderla cantar en conjunto. 



Hablando del género urbano, justo después del estandarte del rock, Alemán se adueñaría del mismo escenario que momentos antes recibió a quien lo considera un rival. Muchísima gente se reunió al rededor para esperar con ansias que el rapero mexicano comenzara su presentación. Entre bajos potentes, gritos del público y pirotecnia, Erick Alemán salió vistiendo un traje y un abrigo que lo hacían ver elegantísimo. Así comenzó uno de los mejores shows del día, donde el rapero interpretó sus mejores éxitos, así como la canción que hizo para el aniversario 20 del Vive Latino, “Del 98”. Incluyó bailarinas, metales, pirotecnia, visuales, a Buster haciendo un grafiti de su logo, un inflable en forma de porro de marihuana y muchos invitados, entre ellos su DJ Tocadiscos Trez, Blaze haciendo backs, Yung Sarria desde España, Fntxy, La Banda Bastön, Dee y Yoga Fire de su familia Homegrown Mafia. Concluyó su presentación con “Rucón” la canción que gracias a los memes se volvió de las más famosas de su disco “Eclipse”, todo el mundo la coreó, saltó y gritó junto a Erick, quien no podía contener la emoción de ver a la gente tan conectada con él. 

Por primera vez en el festival Juanes tuvo la oportunidad de traernos su música y contagiarnos con su belleza de energía. Realmente se nota el amor con el que hace sus canciones, me emocionó demasiado escuchar cada éxito que interpretó con ejecuciones impecables de él y su banda, desde “A Dios le pido”, “Nada valgo sin tu amor”, “Fotografía”, “Volverte a ver”, “Es por ti”, “La camisa negra”, hasta un cover de “Querida” de Juan Gabriel y “Oye Mujer” de Raymix. Se notaba muchísimo su emoción por estar frente al público del Vive Latino y la gente lo recibió como se merece, con respeto y cariño. También fue de mis shows favoritos del día.

Llegó el turno de una de las bandas más esperadas, Café Tacvba, quienes fueron recibidos con un foro lleno y gritos de todos los asistentes. Iniciaron con algunas de sus canciones más recientes que no agradaron a muchos, lo cual causó que fueran abucheados cada vez más por no cumplir las expectativas de la gente que tal vez iba con ganas de escuchar puro éxito y se aferran a la nostalgia de sus canciones antañas. Debo decir que a mí sí me estaba gustando pero en fin, el público del Vive quería recordar. Rubén Albarrán es un gran frontman, nunca perdió el control de su energía y siempre hacía que su buena vibra nos contagiara, así fue que dieron vuelta a las cosas y comenzaron a tocar canciones de su repertorio que el público podía corear sin problema. Invitaron a las chicas de Flor de Toloache para “Ojalá que llueva café” y Álvaro Henríquez de Los Tres para “Déjate caer”. Interpretaron con perfección todo su set, transmitieron esa grandeza de espíritu que los caracteriza y crearon una atmósfera de unión.

Santana fue el siguiente artista que acompañaría nuestra noche. Rodeado de una banda de músicos y cantantes increíbles, interpretó todos sus éxitos para deleite de su público. Es un gran guitarrista, su energía en el escenario se mantiene a pesar de los años y sus músicos tienen una conexión grandiosa entre ellos y con él. Sonaron fantástico, hicieron bailar a todos los que estábamos ahí.

Terminamos nuestro día en el escenario principal, donde Korn hizo explotar a todos los fans que ansiaban mover las cabezas al ritmo de su nu metal. Jonathan Davis contagió su energía con sus movimientos excéntricos y su particular voz, el sonido de la batería era potente y cada distorsión de las guitarras sacaba gritos de emoción al público que los sigue. Tocaron varias canciones esperadas como “Falling away from me” o “Freak on a leash” pero nos faltó “A.D.I.D.A.S.”, aún así la pasamos bastante bien, hasta cuando el frontman hizo un encore, sacó su gaita y tocó algunas notas que engañaron a muchos pensando que tocarían “Somebody someone”. La banda agradeció la entrega del público que estaba ya cansado pero muy animado.

Así fue la celebración de los 20 años del festival más conocido, emblemático y longevo de música en Iberoamérica. Bandas consagradas, nuevo talento, unión entre públicos distintos que al final se dan cuenta de que no somos tan distintos, sorpresas y entrega fueron elementos que nos dieron un fin de semana digno de recordar. Mis actos favoritos sin duda fueron Alemán, Mabiland, LP, Juanes, Hello Seahorse, Sonido Gallo Negro, Foalsy la Orquesta Damaso Pérez Prado. Espero que en un futuro, el line up tenga más artistas mujeres y variedad de géneros, este año se notó un poco más la diversidad en estilos pero siempre se puede mejorar.¡Muchas felicidades Vive Latino!