Ariana Grande y su relación amor-odio que construyó con sus fans en su paso por México




La semana pasada Ariana Grande llegó a México para iniciar con una serie que inicialmente contemplaba cuatro conciertos, dos en Ciudad de México y dos en Monterrey, fue en Mayo cuando se anunciaron estos conciertos, que se agotaron rápidamente en el Palacio de los Deportes y Arena Monterrey.

Era un poco de incertidumbre por los acontecimientos ocurridos anteriormente en Manchester, y una amenaza en Costa Rica de un hombre armado, aún así el primer día en el Palacio de los Deportes se desarrolló de la mejor manera, una fuerte presencia policial se hacía notar, dos policías cada tres metros, o tal vez menos, eran un montón, todo esto para asegurar la tranquilidad de las familias que se hacían presentes esa tarde-noche.

Aunque en su mayoría adentro del Palacio de los Deportes solo veías a niños y pre adolescentes esperando por esta chica, también había gente adulta que quería ver a Ariana Grande, un gran choque generacional se veía, también podías ver muchas orejas de conejo, algunas parecían más bien como sacados de una sex shop, era algo raro ver a una persona con una máscara de hule (no sabía si realmente era hule) con orejas de conejo.

Abrió Victoria Monus, una chica de 24 años que en solitario salió para enfrentar a esas 20mil personas en el Palacio, solo su micrófono y sus coreografías tenía para defenderse, aunque salió bien librada al principio, ya después de un rato la gente se salía por algo de comida, o a platicar, escuché por ahí que le gritaron que ya se bajara, supongo era la tensión por ya querer ver a Ariana.




Pero cuando pensaron que ya era tiempo, que ya por fin verían a su artista favorita, salió un gran reloj corriendo hacía atrás desde los 10 minutos, eso fue lo más desesperante para las fans, fueron 10 minutos más largos de su vida, parecía que nunca iban a acabar.

Y fue así que por fin, llegó el momento, Ariana salió e interpretó “Be Alright”, detrás de ella tenía más de una decena de bailarines que la acompañaron en cada paso que ella dio.

Durante el concierto de vieron varios mensajes feminista, especialmente durante “Not Asking For It”, el interludio entre actos del concierto que le servía para cambiar de vestuario y acomodar el escenario. En total fueron cuatro interludios.

Interpretó 23 temas en total, con altibajos en todo el show, la tranquilidad cayó con “I Don’t Care”, montó un gimnasio dentro del Palacio solo para cantar Side To Side, realmente solo faltó Nicky Minaj en esta parte. Durante “Moonlight” se hincó en el escenario, fue una pequeña calma entre la tormenta.

Nuevamente rindió homenaje a todos los fans que sufrieron en el ataque a Manchester, esta vez con “Somewhere Over The Rainbow”, emotivo momento, en la pantalla se proyecto un moño negro, para que todos entendieran que era para todas aquellas personas.

Y bueno, acá habría un cacho más de reseña acerca del concierto en Monterrey, pero no hubo conciertos en Monterrey debido a razones desconocidas, se canceló un día antes de la primera de dos presentaciones que haría Ariana en la sultana del norte.




- Advertisement -
holasaul
Sí me ves en un concierto, saluda.

TE PUEDE INTERESAR

Advertisment

Instagram

ESTRENOS

Mon Laferte estrena “Que Se Sepa Nuestro Amor” junto a Alejandro Fernández

Música nueva de esta chilena más mexicana que muchos otros