Wonderful Wonderful: The Killers lleva a México en la piel

Wonderful Wonderful: The Killers lleva a México en la piel

abril 6, 2018 Desactivado Por David Bajaras


Txt. Daniela Navarrete @dannynavy
Fotos.
St. Vincent: OCESA/Lulú Urdapilleta @luluurdapilleta
The Killers: Rob Loud @robloud

Cuando pienso en The Killers me remonto a mi adolescencia, esa voz especial y melodías que llamaron mi atención por su particularidad y esencia; ya había tenido oportunidad de verlos en vivo en el festival Corona Capital, pero a veces en escenarios así la energía se dispersa un poco. Ayer, muchos fans de antaño, nuevos y curiosos nos dimos cita en el Foro Sol para ser partícipes de su gira “Wonderful Wonderful” y poder probar esa vibra especial de los originarios de Las Vegas.

La invitada especial para abrir el show fue la increíble Annie Clark, a.k.a. St. Vincent quien salió al escenario portando su guitarra verde fosforescente junto con tres músicos, dos de ellos con la cara oculta bajo una malla, la tecladista y Annie con el rostro descubierto, para colocarse en línea portando sus trajes futuristas mientras la lluvia cubría al público. Comenzaron a tocar “Sugarboy”, seguida de “Los Angeles” y “Pills”. Las pantallas, todo el tiempo hicieron una toma general de los músicos, lo cual me desesperó un poco porque me hubiera gustado ver más de cerca a todos los que estaban en el escenario. Hizo sonar “Cheerleader”, canción de su disco “Strange Mercy” para continuar con “Slow Disco”, “New York” que sonó hermoso, “Masseduction” donde se lució con un gran solo de guitarra y “Fear The Future”, todas de su nueva producción discográfica. La voz de Annie es hermosa, se escuchaba un poco diferente a como se oye grabada, hasta más lindo; lo que me hubiera gustado escuchar mejor fue la guitarra y los instrumentos acústicos que a veces se opacaban con lo electrónico. Fue un set de media hora exacta que se sintió como un caramelo en la boca. Lo que es interesante es que fue su primer show en su gira con full band y las luces que le pusieron hicieron un buen juego con su sonido, ya que escénicamente todo fue muy estático. Esperemos que su show en Ceremonia tenga aún más energía.

Después de una hora de espera, a las 9:30 p.m. y con toda una escenografía montada que consistía en pantallas en forma de triángulo, dos flechas cayendo del lado derecho, tres símbolos del sexo femenino en el stand de las coristas, un tanque de agua del lado izquierdo y un símbolo del sexo masculino en el centro del escenario frente al sintetizador del vocalista, la banda estadounidense conformada por Ronnie Vannucci Jr., Ted Sablay, Jake Blanton, Robbie Connolly, Taylor Milne y claro, Brandon Flowers llegó a escena con su canción “Wonderful Wonderful”. Desde un inicio el público se cargó de la energía que contagiaban y el Foro Sol se inundó de gritos y saltos. Continuaron su set con “The Man”, acompañada de visuales que remontaban a un casino de Las Vegas con vaqueros y todo, luego con su exitazo “Somebody Told Me” que varios cantamos a todo pulmón, “Spaceman” y “The Way It Was” igualmente fueron coreadas intensamente. Al tocar “Run For Cover” pudimos ver en las pantallas escenas de su videoclip y al presentar “I Can’t Say”, Brandon dio un mensaje muy emotivo en español diciendo que “no hay nobleza en sentirte superior a tus hermanos y hermanas, la verdadera nobleza está en ser superior a ti mismo”, sin duda fue una de las canciones más queridas por varios, además las luces fueron muy bellas. Lo mismo pasó con “Smile Like You Mean It” que hizo que el recinto se viera iluminado con lámparas de parte de todo el público.

Antes de comenzar a tocar “For Reasons Unknow”, Brandon preguntó si había algún baterista entre el público, entonces Eduardo subió al escenario. Ronnie Vannucci Jr. le cedió su lugar pero pronto lo bajaron pues no tocaba nada. Volvieron a hacer la pregunta y entonces subió José Luis Hernández (Joselo), quien desde que dio el primer golpe a la batería, sacó chispas y emocionó a toda la audiencia. De repente me di cuenta, al verlo en las pantallas, que lo conocía y me emocioné aún más. Joselo (@joselohdz) es un amigo compositor y percusionista; sentí mucha alegría al verlo ahí tocando con todo, siendo impecable y frente a las 60,000 personas que estaban en el show. Todos gritábamos por ver a un compatriota tan rifado compartiendo escenario con la bandota que estábamos escuchando, incluso Brandon y Ronnie se veían sorprendidos y emocionados de haber escogido a la mejor opción de músico para subir a la batería de The Killers, tanto que al final colgaron una bandera de México en el símbolo masculino que adornaba el escenario. Sin duda, éste episodio fue una inyección de energía para todos, al menos para mí lo fue, desde ahí ya no paraba de brincar. Brandon es un frontman puro, tiene una elegancia y porte increíbles, además de una energía contagiosa; se nota que le gusta mucho venir al país, tanto que se nota su esfuerzo por pronunciar el español lo mejor que puede, siempre tuvo una sonrisa enorme y hermosa en su cara. Hay que añadir que sí, es muy atractivo.

Continuaron el show con “Miss Atomic Bomb” acompañada de fuegos artificiales; todos nos conectamos con “Human” y sus visuales de neón; “Rut” se vio rodeada de luces en el público y brillos del saco de Flowers. “Tyson vs. Douglas” nos remontó a una pelea de box con la vida pues, como dijo el vocalista: “todos tienen un plan hasta que te golpea en la cara”; siguió “A Dustland Fairytale”, “Runaways” y “Read My Mind”, donde el azul, rosa y morados neón nos iluminaron al ritmo de la guitarra y sintetizadores.

Hubo una pausa muy larga en la que Brandon hizo un cambio de vestuario a un traje plateado que le quedaba increíble y ad hoc para interpretar “All This Things That I’ve Done” con una intervención de una corista cantando un solo muy lindo. Siguió otra pausa larga que nos trajo al frontman en un traje dorado con un peinado impecable para cantar “The Calling” y “Just Another Girl” donde nos sorprendió varios pasos de baile a la Elvis Presley. Ya se sentía venir el final, así fue como comenzó a sonar “When You Where Young” después de un sonido extraño que no agradó nada al vocalista, así que paró en seco a todos y dijo: “no, vamos de nuevo“ para no ensuciar la gran ejecución de todos hasta el momento; cuando llegó la parte de “They say the devil’s water, it ain’t so sweet…” Flowers pidió que le prendieran el micrófono y como no lo hicieron, lo aventó y tomó otro para continuar y no soltar la energía que ya había cachado. La emoción de todos ya estaba al tope pero nos faltaba algo, así que después de decirnos que el amor es muy difícil y doloroso, pero siempre se puede ver de una mejor manera, la banda nos regaló las primeras notas de la guitarra de “Mr. Brightside” y todo el Foro Sol coreó el clásico de los estadounidenses que nos acompañaron en nuestro optimismo depresivo.

Debo decir que me sorprendí muchísimo con el show y producción de The Killers, por algo son tan grandes, siguen manteniendo esa pequeña semilla de chicos de Las Vegas pero con ambiciones grandes que se ven reflejadas en lo que presentan a su público. Me gustaron mucho las pantallas y cómo parecían prismas que hacían parecer que ellos desprendían brillo; las luces y los fuegos artificiales fueron muy bien planeados, y la alegría de la banda en general se sentía sincera. Lo único que noté fue que en algunas canciones habían fallas en el audio, las bocinas tronaban pero posiblemente esto fue causado por la lluvia que hubo momentos antes de su presentación. Mi highlight fue haber presenciado que los sueños se cumplen y que la vida está llena de sorpresas, qué bonito fue haber visto a un amigo tocando con una de sus bandas favoritas, haciéndolo fantástico y que ellos lo reconocieran y se emocionaran con él. Me quedo con todo el amor, elegancia y pasión que se desbordó en el show, el público emocionado haciendo una conexión inconciente y el sentimiento de saciedad por haber visto un show muy completo.