Vive Latino 2018, así se vivió el festival más importantes de México

txt. Daniela Navarrete @dannynavy

 

Uno de los festivales más emblemáticos para Iberoamérica, Vive Latino, se dio cita éste 17 y 18 de marzo de 2018 en la usual sede, Foro Sol de la CDMX. Fueron dos días llenos de música, amigos, sorpresas, fiesta y variedad, que seguramente se quedarán como un buen recuerdo en la memoria de muchos.

Fue mi primer Vive Latino, así que no sabía qué me iba a encontrar. La gente que asistió era de todo tipo, había niños, jóvenes y adultos, desde el chavo banda de tu escuela hasta la chica más bonita del salón. Las bandas eran muy variadas en estilos y público, por lo que se me hacía interesante ver la respuesta de la gente al pasar cerca de un escenario de algún artista que tal vez no escucharías en tu casa, pero que te llama al verlo en vivo.

 

Día 1 / Sábado

Comencé el día con Los Moustros del Espacio Exterior, quienes pusieron a bailar a todo el público que se acercó a escucharlos, tuvieron como invitada especial a María Barracuda quien interpretó con ellos “Una Chica Me Dijo Una Vez”, último sencillo de la banda. Ejecutaron impecablemente sus canciones, me gusta mucho cómo Luis “Voodoo” Sánchez, vocalista de la agrupación, conecta con la gente e interpreta todo su repertorio, tuvieron muy buena respuesta del público.

 

Tenía muchas ganas de ver a Chicano Batman desde el día que nos dieron una entrevista por teléfono. La verdad es que se nota mucho trabajo de todos, las coristas eran muy talentosas y todos se veían concentrados y en el mismo nivel de energía. Son músicos increíbles, la gente conocía sus canciones y si no, igual se ponían a bailar al ritmo de éstas. Algo importante fue el discurso que sus canciones dieron y dan al público, pues aunque algunas de ellas son en inglés, ese mensaje llegaba, sin importar el idioma.


Me dí una vuelta a la Carpa Doritos para ver a Él Mató a un Policía Motorizado. Me sorprendió la cantidad de gente que cantaba sus canciones y la intensidad con la que lo hacían, realmente conectan con su público porque esos sentimientos y situaciones, todos las hemos pasado en la vida. Me emocionó escuchar tantas voces juntas.

 

Los Blenders ya estaban ansiosos por tocar en un Vive Latino desde hace años y sus fans pensaban que ya lo merecían. Cuando llegué a la Carpa Intolerante se me dibujó una gran sonrisa al ver a tanta gente reunida y otros corriendo hacia el escenario con una playera de la banda. Sonaron muy bien, tenían la energía en el punto exacto y la gente no se limitó para demostrar su emoción. Hubo slam, crowdsurfing y muchas voces cantando las canciones de los mexicanos. Tuvieron como invitado a Dromedarios Mágicos quien contagió con su carisma. Sin duda Los Blenders tienen un futuro prometedor dentro de la música en México.

 

Nicola Cruz, el DJ francés que ha causado sensación por sus mezclas elegantes pero atrevidas, nos deleitó con un set que puso a bailar a toda la Carpa Doritos. Sonaba increíble y los visuales que tenía estaban muy bien diseñados para ir exactamente con la música.

 

Después de haber cancelado su presentación anterior en el festival y de muchas especulaciones, Morrissey, la leyenda, llegó al escenario principal de Vive Latino. No cabe duda que los años no han pasado por el ser artístico de Moz, sigue teniendo esa energía característica, una voz que se queda dentro de la mente del público y una presencia que con los años se hace más imponente. Los músicos que conforman a su banda ejecutan sus instrumentos con una finura excepcional y los visuales que tenía eran fotos muy impactantes. Su repertorio incluyó canciones de su antigua banda como de su carrera en solitario. Muchos fans se desvivieron cantando sus canciones y otros se quitaron la espinita de ver al cantante de The Smiths en vivo.

 

Otra de las bandas esperadas del día fueron Noel Gallagher’s High Flying Birds. Las palabras que más podrían describir lo que vi y escuché es: profesionalismo, amor, talento y trabajo. Pocas veces una banda se escucha tan bien en vivo, todo estaba en su lugar, los sonidos entraban por los poros de la piel y la conexión que había entre Noel y la banda, era increíble. Me sorprendió más que Gem Archer y Chris Sharrock, ex guitarrista y baterista de Oasis fueran parte de la agrupación. El setlist estuvo muy lindo, incluyeron canciones de sus propias producciones hasta otras para los fans de su antigua banda. Fue de mis actos favoritos del festival, no esperaba sentir cosas tan padres al verlo y escucharlo.

Me emocionaba mucho ver a Kali Uchis, ya es la tercera vez que viene al país, pero ahora sacó nuevo disco y tiene banda, lo cual quería presenciar. La cantidad de gente que se reunió a verla fue sorprendente, se sabían sus canciones, desde las de su primer EP “Por Vida” hasta su último sencillo con Tyler, The Creator, “After the Storm”. Es talentosísima, canta hermoso, derrocha sensualidad, tiene muchísima confianza, es sencilla y tiene una musicalidad impresionante. Me dio mucha emoción ver que del primer show que dio en Ceremonia a éste, ha habido una evolución abismal, es de esas artistas que con cada paso que da, aprende, crece y mejora. Sin duda llegará aún más lejos.

 

Cerré mi día con la banda sueca, Little Dragon que me pusieron a bailar desde el inicio. Quedé impactada por la presencia de la vocalista Yukimi Nagano, que tiene una voz bien particular y que se mueve con muchísima musicalidad, me encantaron los freezes que hacía con sus poses, las manera en que se mezclaba con la banda y cómo dibujaba una atmósfera invisible con sus expresiones. Erik Bodin, Fredrik Källgren Wallin y Håkan Wirenstrand ejecutaron sus partes de manera precisa, el baterista tenía una energía tremenda y todos se veían alegres de estar en el festival. La gente disfrutó bailando y deleitándose con los sonidos espaciales de la música que tocaron.

 

Día 2 / Domingo

Llegué al escenario AT&T donde estaban tocando varios artistas que se juntaron para escribir canciones sobre el 19S en un movimiento llamado Hay Un Nosotros. Participaron artistas como Fernando Rivera Calderón (Monocordio), David Aguilar, Alex Otaola (La Barranca y San Pascualito Rey), Camilo Froideval, Antonio Tranquilino (Yokozuna), Edi Klister (Liquits), Pascual Reyes (San Pascualito Rey), Milo Froideval, Dan Zlotnik, Ely Guerra, Alfonso André (Caifanes), Clemente Castillo (Jumbo), Anita Alvarez de Toledo, Valentina Plasa (Candy), Juan López (Odisseo), Pepe (Rubytates), Jesús Guerrero (Ramona), Omar Córdoba (Ramona), Nico (Paris Paris Musique), Jaime López, Alonso Arreola (La Barranca), Cecilia Toussaint, Denise Gutiérrez (Hello Seahorse!), Marión Díaz, Carmen Mora, Mardonio Carballo y Centavrvs. Tocaron las tres canciones del EP que crearon juntos: “Grita el silencio”, “Hombro con hombro” y “Acción y gloria”. La verdad es que se notó que hubo poco ensayo, son muchísimos artistas y varios con carreras consagradas, tal vez sin mucho tiempo, pero aún así, siento que no se logró transmitir el mensaje por la preocupación de no dominar del todo las canciones.

 

Me acerqué a escuchar a Gondwana, el grupo de reggae chileno que ha sido himno de muchos a lo largo de su carrera. Muchísima gente estaba emocionada de escuchar sus canciones en vivo, cantaban, bailaban y fumaban al ritmo de las percusiones. El audio era buenísimo y se sentía la buena vibra fluir.

 

Fui a la Carpa Intolerante para ver a El David Aguilar, un compositor que promete mucho, ya que ha trabajado con artistas de la talla de Natalia Lafourcade y Caloncho. Me emocionaba escuchar sus canciones en formato full band. Llamaron la atención la increíble cantante y multiinstrumentista Carmen Ruiz que domina brutalmente su coordinación y Silvana Estrada, quien tiene una voz y energía muy lindas. Lo acompañaron también Daniel Zepeda como baterista, Raúl Castaños como bajista, Carla Rivarola como guitarrista y Ulises Hadjis en sintetizadores. Su set transmitió la sinceridad de sus letras y como sorpresa tuvo como invitada de honor a Natalia Lafourcade quien hizo que la carpa se abarrotara para poder verla y escucharla. Fue un show lleno de alegría.

 

Siguió el turno de Elsa y Elmar, la colombiana que nos llenó de expectación puesto que a ella misma le emocionaba mucho presentarse en Vive Latino. El inicio de su show se vio opacado por las fallas técnicas que tuvo su micrófono y la secuencia donde se escuchaba el metrónomo, así como el nerviosismo que se notaba en las caras de su banda y en ella misma ya que sus movimientos se notaban faltos de seguridad. Se salvó un poco por su actitud positiva y la gente que la apoyaba cantando en coro sus canciones. Ya solucionado el tema de audio, fue fluyendo mejor el show, donde versionó todas sus canciones para ajustarlas a su nuevo estilo, más urbano/electrónico, que va con su nuevo sencillo “Culpa, Tengo”. Tuvo como invitado a Alex Ferreira que fue bien recibido por el público.

 

La Banda Bastön era uno de los actos más esperados por el público de Vive Latino, ya que han hecho ruido en varios países y sus canciones son bastante populares entre los jóvenes y adultos que gustan del rap. Desde que salieron la gente se abarrotó para bailar y gritar sus letras, contaron con invitados como McKlopedia, Alemán, Yoga Fire, Fntxy y Denise Gutiérrez. Dj Supreme se lució con sus habilidades de DJ y Muelas de Gallo fue preciso en cada palabra que salía de su boca. Reversionaron todas sus canciones para el festival y la gente no paraba de saltar. No cabe duda que fue una de sus mejores presentaciones a pesar de las ligeras fallas de audio, ya que lo salvaron con toda esa energía que despiden y contagian.

 

La gente se reunió desde temprano para ver a Residente en el escenario principal, todos con grandes expectativas y corazones de fuego. Desde que salió la banda al escenario, no hubieron más que gritos y aplausos, cada canción que interpretó el rapero fue un grito a la igualdad, al amor y a la fuerza del pueblo. Los que hayan visto su documental de Netflix sabrán por qué su banda es tan internacional, todos ejecutaban de manera excepcional sus instrumentos y la corista que lo acompañaba tenía una presencia increíble. Es muy impresionante cómo la música puede juntar a la gente, cómo puedes ser sincero y comunicar de diferentes maneras. Esperemos que su idea de honestidad se mantenga y sea real tanto en el escenario como fuera de él.

 

La Mala Rodríguez se presentó en el escenario AT&T junto a dos bailarinas y su DJ, muchos hombres y mujeres se reunieron para verla y escucharla rapear como sólo ella sabe. Tiene una presencia imponente, es una mujer súper fuerte, sensual y segura de sí misma. Durante su show subió a varios fans al escenario para que rapearan con ella pero no se sabían la letra, cuando vio todo perdido, una fan entró y la acompañó hasta el final de la canción. Cerró su presentación con su éxito “Por La Noche” que fue coreado por muchos.

 

Acudí a la Carpa Doritos para presenciar la energía de Pussy Riot, el colectivo punk ruso feminista que ha causado polémica por todo el mundo. Fue un set más electrónico, solo acudieron dos integrantes encapuchados, pero aún así, dieron su show con la fuerza de diez personas. Nos bañaron con su discurso de inconformidad con la injusticia pero sin ser pesimistas, lo cual me gustó mucho. Casi siempre los artistas que hacen “discurso social” tienen letras llenas de enojo, con éste colectivo siento que había objetividad, descripción y propuesta o petición, así que no te dejan en un estado de pesimismo, depresión y conformidad, sino que te alienta, abre tus ojos y prende una chispa en la conciencia.

 

Kase.O, la leyenda del rap en español que muchos esperaban ver en vivo, reunió a muchísimos fans de antaño como a gente joven que se va adentrando al mundo del rap true. Con un flow particular, una presencia envidiable y una sonrisa sincera, llenó el escenario AT&T de energía y positivismo. Se sentía padre estar viéndolo y escuchando sus rimas, su DJ, R de Rumba, lanzó varios beats tan buenos como su nombre y toda la gente coreaba y alzaba sus brazos al ritmo que les tocaran, incluso tocó canciones de Violadores del Verso, con lo que el público enloqueció.

 

Finalmente, llegó el momento más esperado de la noche, la presentación de Gorillaz en el escenario principal. El Foro Sol estaba llenísimo, las gradas estaban a reventar y todos moríamos de emoción. Salió la banda, conformada en su mayoría por músicos afroamericanos, portando máscaras de luchador, incluido Damon Albarn, interpretando “M1 A1” para ser recibidos por gritos, aplausos y silbidos por el público mexicano. La primera mitad del show se sentía extraño puesto que el audio de la secuencia se anteponía al de la banda en vivo, por lo que muchas cosas no se sentían en su lugar; después se solucionó, el show mejoró notablemente y comenzó a transmitir lo que debía. Damon es un tremendo frontman, se dirigía al público con mucha empatía y su energía no paraba de desprenderse hacia los asistentes. El coro parecía sacado de una película, todo era perfecto, los matices, los volúmenes, las armonías y las intensiones. La ejecución de los músicos fue súper acertada, tenían la energía al tope y los visuales nos emocionaron a muchos, aunque obviamente a varios nos hubiera gustado ver un holograma de 2-D, Noodle, Murdoc Niccals y Russel Hobbs. Tocaron canciones de su último disco Humanz como “Saturns Barz”, “Charger”, “Strobelite”, “Andromeda”, “Sex Murder Party” y “Garage Palace”, así como éxitos de sus producciones pasadas como “Last Living Souls”, “Rhinestone Eyes”, “Tomorrow Comes Today”, “Every Planet We Reach Is Dead”, “19-2000”, “Superfast Jellyfish”, “On Melancholy Hill”, “El Mañana”, “Stylo” (¡qué emoción!), “Dirty Harry”, una de las favoritas , “Feel Good Inc.”, “Hong Kong”, “Kids With Guns” donde una de las coristas hizo un solo digno de una diosa, y cerraron con “Clint Eastwood”. Tuvieron como invitados a De la Soul que estuvieron brutales, Pauline Black despidiendo fuerza y elegancia, Peven Everett que fue una bomba con esa voz indescriptible y su presencia de gigante, Jamie Principle luciéndose con su presencia, Little Simz rapeando como toda una maestra del género, y Bootie Brown que nos transmitió toda su energía. A todos nos faltó “Empire Ants” que muy en el fondo veíamos posible pues un día antes tuvimos a Yukimi Nagano con Little Dragon, y Kali Uchis que habían anunciado como invitada pero al final no apareció en el show.

 

Este fin de semana, fuimos todos latinos, unidos por la música. Fue mi primer festival Vive Latino, así que no tengo otro para comparar. No se me hace una experiencia muy divertida estar nadando entre tanta gente, la salida en ambos días fue un caos por la cantidad de personas y la mala organización de las puertas, pero las bandas y artistas que pude ver me llenaron de alegría, fuerza, ánimo y energía. Sin duda mis favoritos fueron Los Blenders, Kali Uchis, Morrissey, Noel Gallager’s High Flying Birds, Little Dragon, El David Aguilar, Residente y Gorillaz. Espero que para próximas ediciones del festival se mantenga el nivel de audio de las bandas principales pero para todos los artistas y se logre organizar mejor en cuestiones de logística.

Autor entrada: David Bajaras