Séptimo Día y su noche de estreno en Ciudad de México

Se habló durante mucho tiempo del circo del rock. Bueno, finalmente llegó a nuestra ciudad. La unión entre Cirque du Soleil y la banda argentina Soda Stereo produjo un “big bang y fue caliente”.

La noche del 28 de noviembre se estrenó Sép7imo Día en CDMX y hasta el 23 de diciembre habrá funciones en el Palacio de los Deportes. Luego se trasladará a Latinoamérica y, más tarde, seguirá su camino por Estados Unidos. Tal como si se tratara de una gira del trío.

El show, la emoción dentro de él y la experiencia Cirque du Soleil…

En la segunda llamada mis nervios estaban alborotados, como si realmente fuera a presenciar un concierto de Soda. La idea de que por primera vez una banda de América Latina iba a ser protagonista de un espectáculo de Cirque me emocionaba mucho, pero me emocionaba más que yo pudiera estar presente. Sabiendo que es la cuarta inspiración musical de la compañía, luego de los shows creados de The Beatles, Michael Jackson y Elvis Presley.

Todo estaba a oscuras y una sola luz ilumina a 4 personas que salen por un pasillo largo: Benito y Lisa Cerati al frente representando a Gus y atrás de ellos Charly Alberti y Zeta Bosio saludando al publico.

Una voz da cuenta del inicio y ahora sí… es el comienzo. La voz nos hablaba de esos encuentros mágicos, como el que produjo la creación de la banda de rock más importante de nuestro continente. Y habla de ese triángulo que, aun estando con muchos músicos invitados a lo largo de su historia, nunca pudo romperse. Pero esta vez sí. O, mejor dicho, ahora ese triángulo se hizo muy grande y quedamos todos los presentes en su interior.

La música suena fuerte y poderosa… ¡Soda Stereo está tocando para nosotros! Aunque sepamos que eso no es cierto, nos gusta creerlo ¿no?. A veces era más fuerte esa idea que la de una obra del circo. O por lo menos así lo sentía yo cuando escuchaba las versiones mezcladas de los clásicos de Soda. O cuando la voz de Gustavo sonó para decirnos que este es “un lindo momento” para que alumbremos el estadio, en ese momento tuve piel de gallina y mis ojos llenos de lágrimas.

Así se vivió la primera noche de Sép7imo Día en Ciudad de México. #ConciertosMéxico

A post shared by Conciertos México (@conciertos_mx) on

El escenario del palacio tiene a una increíble figura en forma de planeta que se abre. Como si fueran dos enormes platos. El de abajo será la pista por donde sucederán algunos de los números de la obra. El de arriba, un vinilo gigante, tiene la función de una pantalla gigante.

El juego de luces con colores que atraían la atención de todos quedaban perfecto con los vestuarios de los artistas participantes.

La llamada Zoom Zone

Pero no todo pasa en el escenario. En la sección de pista, o mejor dicho, en Zoom Zone entre el público, giraron ruedas gigantes con imágenes de la vida de Gustavo, Zeta y Charly. También hubo una fogata con guitarras para una versión en vivo de Té para 3 liderada por la mexicana Zendra Tabasco. Y hasta hay un cubo de agua en el que un guitarrista y una sirena se moverán el tiempo que dure Hombre al agua sin siquiera subir a la superficie a tomar aire.

Los acróbatas se muestran con el look dark de los primeros años del trío. Los raros peinados nuevos, el Cerati Principito y ya solista de 11 episodios sinfónicos y otros iconos de la estética de la banda se hicieron presentes durante las dos horas del show.

Además de los artistas que dan todo en el escenario colaboran más personas, los ángeles eléctricos se encargan de guiar al público en zoom zone para que puedan vivir al 100% la experiencia.

Y aunque desde cualquier punto del palacio se puede apreciar perfecto, ser parte de zoom zone es una experiencia única, pero en gradas hay cosas en el escenario que en pista no se ve igual.

Por eso se recomienda: ir por lo menos dos veces para vivirlo desde los dos puntos de vista.

La conclusión a esta noche mágica es que todos en algún momento de nuestras vidas deberíamos vivir una experiencia como lo es Cirque du Soleil y que mejor que con música de Soda Stereo.

Galería de fotos cortesía de Vive Latino.

Soy Brens

Melómana incurable.