Mon Laferte, la artista que Chile ignoró y México supo apreciar

La 58° edición del Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, se llevo a cabo del 20 al 25 de Febrero en el Anfiteatro de la Quinta Vergara en Chile.

Una de las presentaciones más esperadas fue la de Mon Laferte, que regresaba a su tierra natal, cumpliendo uno de sus sueños. La interprete de “Amarrame” fue una de las encargadas de cerrar el último día de este Festival.

Al comenzar su show con el tema “Tormento”, el público mostró su euforia y comenzaron a pedir que se le otorgara la Gaviota de Platino de manera insistente. La cantante continúo con su repertorio y los animos de los asistentes no paro y la acompañaron en los coros de sus éxitos.

Terminó la actuación y entre gritos “el monstruo” pedía que la chilena volviera al escenario y que le entregaran la Gaviota, los conductores intentaron calmar a las personas, pero era imposible, la inconformidad aumentaba y se extendió durante más de 30 minutos, dejando en aprietos a los animadores pese a las explicaciones de que no existía otro premio, ya que se le había otorgado a Isabel Pantoja.

Pero no todo termino ahí, ya que Mario Domm, vocalista de Camila y Presidente del jurado en esta edición, subió al escenario y fue la voz del público que seguía aclamando un premio.

“Es bien bonito poder ver como en Viña del Mar la gente se expresa y se escucha como Chile está disconforme, yo también lo estoy, es bien triste ver como el platino se fue a España con la persona menos humilde que conozco arriba de un escenario, y como estas cosas pasan en este planeta, no deben volver a pasar” , expresó Mario, dando su punto de vista sobre lo que pasaba con Mon.

 

Pese a la polémica que se desató, Mon Laferte compartió a través de sus redes sociales un agradecimiento a su público y a su sobrino Salvador, que le entregó la Gaviota más especial en la historia de Viña.