La eterna juventud de Albert Hammond Jr

Txt. Daniela Navarrete @dannynavy

Fotos. David Barajas @daviddbarajas

A pesar de que el clima en estos días ha sido bastante frío, la noche del 7 de diciembre no la sentí tan helada, probablemente tuvo que ver con que emocionada de ver en vivo a Albert Hammond Jr. La entrada al Lunario del Auditorio Nacional se veía bastante apacible, el flujo de la gente era constante pero no intenso, avanzaban con tranquilidad hacia el recinto, ya fuera en pareja o con su grupo de amigos, pocos iban solos. Así se fueron reuniendo los fans del norteamericano que iban desde personas de menos de veinte años hasta otros de más de treinta, contemporáneos del artista.

 

Un poco antes de las nueve el escenario se encendió con la presencia de Lori Meyers, la banda española que nos dio una muestra de su gran trayectoria en un set de media hora. La verdad es que yo no los conocía pero me di cuenta de que varios en el público sí. Son una buena banda, tocan muy bien, el vocalista y el guitarrista principal tienen buena energía escénica, me llamaron la atención los coros y armonías vocales, así como los sintetizadores que utilizan. No son del tipo de bandas que escucho a menudo, pero no cabe duda que tienen experiencia.

Después de alrededor de media hora de espera, las luces iluminaron primero a la banda y finalmente a Albert Hammond Jr, quien saludó en español a su público, los cuales no paraban de gritar a cada movimiento que hacía. Dio inicio al show con “Rude Customer” y “Drenched in Crumbs”; “DvsL”, “Egas”, “Harder, Harder, Harder”, “Set to Attack” y “Muted Beatings” fueron las canciones inéditas que nos tocaron escuchar y que recibimos con los brazos abiertos, suenan increíble. Toda la gente se sabía las letras, obviamente los que estaban hasta adelante eran los más clavados, pero en la parte de atrás también había fans súper intensos. Entre canciones, regaló dos playeras de su mercancía oficial y siempre se mostró alegre con sus admiradores de quienes tomó una bandera de México, de repente hacía algún comentario sobre lo que tocaría ó decía que necesitaba practicar su español. El piso se movía con la gente que no paraba de saltar junto con el músico californiano al rimo de canciones como “Caught by my shadow”, “Cooker Ship”, “101”, “Born Slippy”, “GfC”, “Carnal Cruise”, “Postal Blowfish” y “Holiday”. Después de un pequeño encore, volvió para tocar “St. Justice”, “In transit” que fue de las composiciones más coreadas de la noche y “Side Boob”. Creíamos así terminaba el concierto pero después de unos minutos y entre un “¡Olé, olé, olé, olé, Albert, Albert!” de parte de los fans, el norteamericano regresó, tomó su guitarra y tocó “Blue Skies” para nosotros, un detalle apreciado por muchos de los presentes; advirtió que podía ser un desastre, por lo que se le perdona y hasta se sintió como algo lindo que haya olvidado un poco la letra, el público le ayudó a cantarla sin problema.

 

A lo largo del show, Hammond mantuvo una energía constante que contagió por completo al Lunario, su capacidad para conectar con sus espectadores es impresionante. Toda la gente sentía y se relacionaba de verdad con lo que estaba cantando, era sorprendente voltear y ver sólo caras alegres, todos movíamos las cabezas, los brazos o los pies al ritmo de las melodías tan increíbles que Albert tocaba junto con sus músicos que eran realmente buenos en el aspecto musical y escénico. Obviamente se nota la conexión y relación entre lo que hace en The Strokes y su trabajo como solista pero aún así, su música tiene una esencia especial que además le permite experimentar. Me emocionó mucho escuchar tantas influencias auditivas y que la gente respondiera con tanta euforia. Sólo me quedé con ganas de dos cosas: verlo tocar más la guitarra, pues aunque sí tocó, en esta ocasión su rol fue más de vocalista; y escuchar “Spooky Couch”, mi canción favorita de su autoría. Para los que van al Festival Catrina, ver a Albert Hammond Jr es un must de su fin de semana. Yo espero no tardar mucho en repetir éste evento que a todos nos dejó satisfechos, emocionados y enérgicos.

 

 

Set List

“Rude Customer”

“Drenched in Crumbs”

“DvsL”

“Egas”

“Caught By My Shadow”

“Harder, Harder, Harder”

“Cooker Ship”

“101”

“Born Splippy”

“GfC”

“Carnal Cruise”

“Set To Attack”

“Postal Blowfish”

“Muted Beatings”

“Holiday”

Encore I

“St. Justice”

“In Transit”

“Side Boob”

Encore II

“Blue Skies”