Kakkmaddafakka, la nación de la fiesta

Txt: Daniela Navarrete @dannynavy

Foto: David Barajas @daviddbarajas

 

Un domingo puede pasar desapercibido en la semana, muchos descansan, otros lo pasan tranquilo, los que fuimos a El Plaza Condesa decidimos hacerlo un poco distinto. Daba la impresión de que entrábamos a casa de un amigo donde nos habían citado para pasar el rato después de la escuela. El clima frío no fue excusa para quedarse en casa.

Como artista invitado tuvimos a Yogui, el guitarrista de la banda Technicolor Fabrics, acompañado de un guitarrista y baterista. Mucha gente lo conocía, no sé si por su trayectoria con la agrupación o por sus canciones como solista, tal vez un poco de las dos ya que sus letras eran cantadas por algunos presentes. Su mayor highlight fue tocar su éxito “Guapa”, es claramente la que mejor le sale pues era notable cómo en las demás canciones su voz era desafinada e insegura, así como su presencia en el escenario, incluso en su cover a “Passionfruit” de Drake su voz le jugó una mala pasada.

La espera para recibir a la banda noruega se vio acompañada de gritos de emoción cada que las canciones intermedias terminaban, en el momento que bajó una manta con la imagen de su single “Neighbourhood” la gente se abarrotó al frente del escenario y al escuchar “In the Hall of the Mountain King”, el clásico de Edvard Grieg y ver salir uno a uno a los seis integrantes de Kakkmaddafakka con tanta energía, nadie pudo más que aplaudir y emitir sonidos de alegría. La fiesta inició con “Touching”, una flecha que hizo que nadie se quedara en sus puestos estático, se sentía una energía enorme de parte de la agrupación que se contagiaba al público y volvía a ellos. Es importante mencionar la amalgama que existe entre los integrantes, es común ver bandas donde la atención se divide por popularidad o importancia, éste no es el caso, se nota cómo todos son algo especial y ellos lo saben, nadie busca resaltar más que otro sino que todos van de la mano, su protagonismo es general. Poco a poco, le recinto se iba llenando hasta que me di cuenta de que estaba rodeada por todos lados, entre éxitos como “Restless”, You Girl”, “Is she”, “Someone New”, “Gangsta”, “Never Friends”, y “May God” los nórdicos agradecieron más de una ocasión a su público por acompañarlos en la fiesta que estábamos presenciando y por saberse todas las canciones, así mismo, reconocieron el temple de los mexicanos tras los sucesos del 19S. Llama la atención toda la gama de influencias musicales detrás de sus creaciones; dicen que el clima de los países influye en su población, me parece que en los nórdicos que estaban con nosotros eso no pasó pues al contrario, son muy cálidos y animados, lo demostraban con cada salto, movimiento pélvico y coreografía que dejaba en claro que Kakkmaddafakka es una nación a parte, con todo y bandera.

Tras una corta pausa, entre gritos que no querían que la fiesta terminara, la banda volvió al escenario para regalarnos más de su vitalidad. Hicieron que todos los teenagers y los adultos, pero jóvenes igual, rompieran barreras de edad al hacer un cover del himno fiestero “Bailando” de Paradiso. Muchos quedaron más que emocionados al escuchar “Forever Alone”, canción con la que terminaron su set, ya que se vio decorada con papelitos brillantes y los cantos de los fans que se desvivieron con la letra. Todos aplaudieron tras un show increíblemente enérgico, los noruegos antes de agradecer al público se agradecieron entre ellos, lo cual se me hizo un detalle excepcional, para después entregar toda su gratitud a sus admiradores que no pararon de gritar hasta que desaparecieron del escenario.

Hay bandas y música para todo y para todos, así como hay momentos en la vida donde se necesita de ello. Kakkmaddafakka nos adoptó como parte de su crew, hizo que el domingo fuera divertido y que nuestros cuerpos dejaran fluir la energía que proyectaban. Vale la pena verlos en vivo al menos una vez en la vida, yo ya les traía ganas y lograron sorprenderme. Podría decirse que es una banda para chavos pero ¿qué no todos tenemos un niño dentro?, está padre dejarlo salir a bailar de repente.