Día 1 . Corona Capital 2017

Txt. Daniela Navarrete.

Fotos. Mayra Ortiz  y David Barajas.

Después de varios meses de espera, llegó el día en que volveríamos al Autódromo Hermanos Rodríguez para unirnos a la octava edición del Festival Corona Capital. El día soleado con brisa fresca ya auguraba que nos rodearíamos de un ambiente cálido, sobre todo por la cantidad de gente que se dejó venir. A inicios de la jornada había pocos alrededor de los escenarios, pero conforme el tiempo avanzaba, los asistentes aumentaban.

Anika fue quien inauguró mi día, no la había escuchado pero me la recomendaron. Fue de mis actos menos favoritos, no soy tan fan de esta ola conceptual sin emociones, la chica es muy guapa, los músicos tocan bien pero no aguanto ver a alguien en un escenario como si fuera un árbol. Los visuales hacían alusión a la alquimia, tarot y todas esas cosas que están de moda porque, no sé la razón, lo de hoy es ser bruja, y de repente Anika hacía algún comentario que no entendía del todo.

Me aventuré a ver a Circa Waves en el escenario Corona, tampoco sabía de ellos. Entre el público abundaban jóvenes de no más de 30 años, así que me imaginé lo que escucharía. Tocan bastante bien, son atractivos y su estilo es como rock pop, muy pop. Por lo que me enteré después, son una banda joven, lo cual está muy padre porque pueden crecer.

En el escenario Doritos seguía la banda británica Daughter quienes me atraparon, fueron de los pocos que me llegaron a tocar fibras. Desde que empezaron su primera canción, se notó que son una banda que se entiende, las voces de las dos mujeres se mezclan hermosamente, los coros están super bien pensados y todos ejecutan sus instrumentos de forma increíble. Me dio gusto ver que tanta gente se uniera a escucharlos. Les recomiendo “How” y “Youth”, de sus canciones más populares.

Tocó el turno de Angel Olsen, la cantante norteamericana que muchos esperaban ver en escena. Me llamó la atención el vestuario que ella y su banda portaban, ellos en trajes azul cielo y Angel en un vestido beige, porque por alguna razón me recordó a Mon Laferte, ya sé que no tiene nada que ver musicalmente pero algo me remontaba a la chilena. Se veían muy elegantes todos y sonaban igual de bien. Su corista era buenísima y muchos de los presentes conocían las canciones.

Poco a poco se fue aglutinando la gente en el escenario Corona Light para recibir a los escoceses Mogwai, quienes desde las primeras notas, lograron atrapar la atención de muchos. Dada su gran trayectoria en la música y a ser una de las bandas de post-rock más conocidas, varios fans se dejaron ver. La mayoría de sus canciones son instrumentales, pero la gente sabe todos los cambios y matices que éstas poseen. Me gustaron mucho, se nota su experiencia y que tienen esa habilidad de ser vulnerables.

Llegó el momento que esperaba en el día, ver a Metronomy, quienes llegaron desde Inglaterra para llenar el escenario Doritos y más allá con toda su energía. Desde su primera canción se sintió una ola de vivacidad entre los presentes, las luces estaban increíbles, ellos se veían felices y tocaban cada nota acertadamente. Tocaron canciones de su nuevo disco, así como algunos de sus éxitos como “The Bay”, “Love Letters”, “Corine” y “The Look”. Hubo un momento en que, no sé cómo, ya no podía caminar entre la gente, estaba a reventar. No sé cuándo fue que Metronomy se hizo tan grande y popular, me da gusto, lo merecen, solo me estresó bastante no poder moverme entre la gente.

Muchos queríamos estar cerca de la presencia de PJ Harvey, la cantante y multiinstrumentista inglesa que es casi una leyenda. Hizo su entrada al escenario Corona Light con una (casi) banda de guerra, llevaba puesto un vestido negro ligerísimo y unas plumas en su cabeza que hacían que sintiéramos como si todo fuera en un sueño donde ella era un hada o algo así. Tiene una voz muy distintiva, envolvente y honesta, los movimientos que hace son precisos y no sobran. El público que incluía gente de entre los 20 a 50 quedó conmovida y melancólica por la forma en que PJ y su banda interpretaron sus éxitos.

Nunca he sido fan de Interpol, pero sé que Paul Banks es un gran letrista y compositor, así que fui a ver a Banks & Steelz a la carpa Levi’s, para ver qué tal salía esa mezcla con RZA de Wu-Tang Clan. Todo comenzó con un pequeño set por parte de su DJ para luego, entre gritos intensos dar paso a la entrada de los dos integrantes del supergrupo. Me gustaron mucho, siento que se equilibran energías entre los dos músicos, los ritmos están increíbles, la voz de Paul tiene un buen toque y las intervenciones de RZA dan ese plus. No hace falta decir que prendieron la fiesta y nos hicieron olvidar el frío.

   

Ya tenía ganas de ver a The XX, siempre he sentido que tienen algo especial. La gente se empezó a juntar alrededor del escenario Doritos desde temprano, por eso es que los veinte minutos de retrazo molestaron a varios. Al momento de salir, los tres integrantes despidieron una energía enorme, el perímetro del escenario estaba rodeado de espejos que reflejaban las luces y se movían al ritmo de la música que tocaban los ingleses. Oliver Sim tiene un dominio del público y de sus movimientos que conmueve, Romy Madley Croft tiene una voz hermosa y suave, y Jamie xx es un master en la programación que logra hacer matices fuera de lo común. Es increíble la cantidad de gente que los sigue, todos a mi alrededor se sabían las canciones, incluso me tocó ver a gente interpretándolas hasta con movimientos.

Finalmente, después de un largo día, fue momento de recibir a los headliners del día en el escenario Corona, Foo Fighters. No cabe duda que son una banda con experiencia, por algo están en donde están. Comenzaron su set con “Let There be Rock ” seguida de “All My Life”, para dar paso a la favorita “Learn to Fly”. Tocaron éxitos de sus discos pasados, así como de lo más reciente. Para presentar “My Hero”, Dave Grohl dijo que agradecía la presencia de todos pues gracias a estos shows podrán costear una serie televisiva que tienen pensada. Me emocionaba ver a una banda tan grande, pues no había podido verlos en vivo antes, además me gustan varias canciones. Me agradaron bastante, son músicos excelentes, se notó en los solos que hizo el baterista, así como en los duelos de batería y guitarra. Tenían un show muy padre, había unas coristas con voces increíbles y los covers que hicieron fueron como si nos invitaran a una tocada en su garage. Creo que no son mi estilo de banda en un concierto, no niego que lo hacen maravillosamente, tal vez si fuera ultra fan me hubiera gustado más, también siento que el ambiente para ese momento estaba demasiado disperso, mucha gente ya estaba casi en los suelos, muchos ya se habían ido y otros solo querían dormir. Concluyeron la noche con “Best Of You” y la emotiva “Everlong”.
 

Fue un día muy variado en cuanto a la música de los artistas que se presentaron, hubo para todos los gustos. No sé si se vendieron demasiados boletos o sólo fue en Metronomy, pero sentí que hubo muchísima gente más que el año pasado. La verdad es que no disfruté del todo a muchas bandas por ésa razón, además muchas personas no van a ver a las bandas. Es un país libre (según), cada quien disfruta los festivales y conciertos a su manera, aún así siento que no vale la pena que pagues un boleto para ver a Foo Fighters si no lo vas a recordar al otro día. Como sea, me llevé sorpresas y pude ver y escuchar a bandas que tenía muchas ganas de experimentar.

You Me At Six

   

Joseph

 

Cherry Glazerr

 

Daya

 

Andrew W.K.

 

  

Japandroids 

 

Kehlani