Entre luces de neón, amor verdadero y pasión, Camilo Séptimo triunfó en El Plaza

Camilo VII, una de las bandas mexicanas promesa que han logrado colocarse en la sima luego de tanto esfuerzo, trabajo, dedicación, pero sobre todo amor.

Es muy bonito cuando una canción se logra convertir en “tu canción”, darle sentido, vida y empatizar con lo que el interprete trata de expresarte, y bien, Camilo VII, se ha apoderado del corazón, de la vida, de los sueños e historias de muchos (me incluyo), y El Plaza Condesa fue testigo de esa fisión que ellos logran hacer con su publico.




Óleos (disco de Camilo VII), el motivo de reunir que logro reunir a más de más de mil personas para presenciar la presentación oficial de su primer disco de Camilo VII, la noche comenzó a cargo de We Are The Grand, banda chilena, que elevo los ánimos de todo El Plaza Condesa.

Nueve y cinco de la noche, las luces se apagaron, un grito mortal ensordeció El Plaza Condesa, y Camilo VII comenzó a hacer lo suyo, “Portales” comenzó a sonar y desde ese momento hasta el fin, no hubo un sólo momento en el que todos los presentes dejaron de aclamar el poder de la banda.

Manuel “Coe” Mendoza,  quien entre seguramente una explosión de emociones encontradas logro decir: “¡Que emoción! que por fin haya llegado el día. Estamos muy contentos de que estén aquí todos reunidos”, y  “fusión”, fue el tema que abrió un portal mítico hacia óleos.




Esta no sólo era “La noche“, si no “LA NOCHE“, pues los primeros invitados  Joaquín y Juan Pablo de Technicolor Fabrics aparecieron en el escenario acompañarlos en la interpretación de “Óleos”, más tarde  Pepe de Rubytates hizo presencia para vocalizar “No te puedo olvidar”.

A pesar de ser una banda tan joven, Camilo VII, ha demostrado la gran trayectoria y amor por la música que tienen, pues no todo se trata de sólo hacer música y ya, si no del sentimiento y la potencia que decidas darle a la canción.

Quiero dedicar este concierto a mis padres, ya que ellos me enseñaron el verdadero significado del amor”, menciono “Coe” con voz entre cortada, y fue así como se dio pie a “Eres” una de las canciones que ha posicionado a Camilo VII en el lugar donde se encuentra.

La noche estaba por llegar a su fin, pero las emociones estaban al tope, y el momento de interpretar “Ser Humano” una de las canciones más fuertes de la banda, retumbo y soltó varias lagrimas de los presentes, pero eso no era todo, la banda se despedía del escenario para realizar una pequeña pausa para regresar y terminar la noche con “Amanecer“, “Miénteme” y “No Confíes en Mí“, canción con la que comenzaron esta gran travesía.

Gracias Camilo VII,  por demostrarnos el poder y presencia de la música y afirmar que en México existe mucho talento.